lunes, 25 de mayo de 2015

COMPASIÓN.



La cualidad de la compasión no es forzada,
cae como la suave lluvia desde el cielo,
sobre la tierra: es dos veces bendita;
bendice a quien la da y a quien la recibe.
Del Mercader de Venecia, de W. Shakespeare